¿Es hora de un nuevo lavavajillas? Nueve señales de que es hora de actualizarse

De ser un lavaplatos un lujo, ahora parece imprescindible para adaptarse a nuestra agitada vida y reducir el tiempo dedicado a las tareas del hogar. Sin embargo, al igual que cualquier otro electrodoméstico, los lavavajillas se volverán menos efectivos con la edad. Por supuesto, algunos signos de mal funcionamiento son fáciles de solucionar y una reparación puede ser una opción más económica. Entonces, ¿cómo saber cuándo un lavavajillas necesita una solución simple o si es hora de comprar uno nuevo? Aquí hay nueve señales a tener en cuenta.

Nueve señales de advertencia de que su lavavajillas puede fallar

1. Edad

un lavavajillas muy viejo

Al igual que con cualquier electrodoméstico, los componentes comenzarán a desgastarse a medida que la máquina envejece. Por lo general, un lavavajillas durará diez años. Si es más antiguo que este, puede ser más rentable actualizarlo a una máquina nueva. Esto se debe a que las máquinas más nuevas suelen ser más efectivas y energéticamente eficientes, lo que puede reducir los costos tanto de energía como de agua.

Por supuesto, el lavavajillas puede durar mucho más de diez años, especialmente si no tiene problemas con él.

2. Agua sobrante

Nunca debe ver un charco de agua en el lavavajillas al final de una limpieza. El agua se puede acumular en recipientes como cuencos y vasos, y la vajilla puede estar húmeda. Sin embargo, el agua en la parte inferior de la máquina indica que el desagüe está bloqueado. Por lo general, son los alimentos y la grasa los que causan el bloqueo, lo que puede ser fácil de remediar.

Sin embargo, si eliminar una obstrucción no funciona, es posible que haya un problema continuo con el drenaje. En cuyo caso, debe llamar a un equipo de reparación, como SAT Alicante, para diagnosticar y resolver el problema. En algunos casos, puede ser más rentable comprar un lavavajillas nuevo, así que siempre pida un presupuesto al equipo. Puede llamar a SAT Alicante para obtener un presupuesto gratuito en móvil.

VER  Nueve trucos simples para un lavavajillas más eficiente

3. Óxido

lavavajillas oxidado

Si detecta óxido en el interior de su lavavajillas, esto suele ser una señal de un problema más grave con el aparato. Por lo general, el óxido indica una fuga en la máquina o el deterioro de las piezas. Además, el óxido puede terminar en sus platos limpios, lo cual no es ideal.

Si detecta un óxido leve, entonces puede valer la pena hacer funcionar su lavavajillas en un ciclo vacío con ácido cítrico para prolongar la vida útil del electrodoméstico. Sin embargo, a menudo significará que es hora de comprar uno nuevo.

4. La vajilla se siente fresca

Al final de un ciclo de lavavajillas, sus platos y vasos deben estar calientes al tacto tan pronto como el lavavajillas indique que ha terminado. Si no están calientes, es posible que los platos no estén adecuadamente desinfectados, lo que podría representar un riesgo de infección.

Si las placas no se calientan, puede haber un problema con el elemento calefactor. Un servicio profesional de reparación de electrodomésticos generalmente podrá reemplazar la bobina de calentamiento. Sin embargo, si el lavavajillas es viejo, puede ser más rentable actualizarlo.

5. El pestillo está roto

Un lavavajillas no funcionará si la cerradura o el pestillo están rotos, ya que existe el riesgo de que salga agua del aparato. Si su lavavajillas es bastante nuevo, verifique la garantía para ver si es elegible para una reparación gratuita. De lo contrario, SAT Alicante podrá arreglar el candado en la mayoría de los modelos. Sin embargo, si su máquina es especialmente vieja, entonces puede ser difícil para un servicio de reparación encontrar las piezas correctas, lo que puede hacer que la compra de una máquina nueva sea una mejor alternativa.

VER  Consejos para mejorar la capacidad de secado de su lavavajillas

6. Detectas una fuga

Si bien un lavavajillas con fugas puede deberse simplemente a que había demasiado detergente en la máquina, si el agua se derrama por todo el piso, puede haber un problema mayor con el electrodoméstico. Deberá actuar rápido para secar el agua y evitar que el piso se deforme. Un deshumidificador también puede ser útil para eliminar el exceso de humedad.

Si sale agua a borbotones del lavavajillas, cancele el ciclo y cierre el suministro de agua a la máquina. A menos que el problema sea inmediatamente obvio, vale la pena llamar a un servicio de reparación como SAT Alicante para diagnosticar el problema y ofrecer asesoramiento sobre si es mejor reparar o reemplazar la máquina.

7. Hay raspaduras o grietas profundas

Grietas y arañazos profundos en el lavavajillas.

Las grietas y los arañazos profundos en el lavavajillas pueden provocar una fuga, un desbordamiento o una avería completa de la máquina. Por lo general, las grietas y los rayones se formarán por el desgaste o tal vez por un artículo que coloques en el lavado. En la mayoría de los casos, las grietas no se pueden reparar y es hora de un nuevo electrodoméstico.

No corra el riesgo de encender el lavavajillas durante un ciclo si detecta una grieta. Podría causar una fuga que luego podría dañar su piso.

8. Notas sonidos extraños

Si su lavavajillas hace más ruido de lo normal, entonces podría haber un problema con el motor. Si bien se puede reemplazar un motor, generalmente es más rentable comprar un lavavajillas nuevo. Sin embargo, no se apresure a comprar una máquina nueva tan pronto como escuche un ruido extraño; puede deberse a que los platos chocan entre sí o que algo está atascado en el lugar incorrecto. Verifique un par de veces en diferentes ciclos para determinar si los sonidos provienen del electrodoméstico o de su vajilla.

VER  Cosas importantes que debe saber sobre su lavavajillas

9. Platos sucios

Finalmente, si sus platos no salen limpios, puede haber varias razones para esto. Por ejemplo, es posible que no esté utilizando un agente de limpieza eficaz; los platos estaban muy sucios o quizás mal cargados. Si vive en un área de agua dura, puede notar que necesita agregar un ablandador de agua para una limpieza efectiva. Sin embargo, nunca agregue demasiado detergente, ya que esto podría causar una fuga.

Puede resolver el problema raspando los platos o remojando los platos antes de meterlos en el lavavajillas. También puede ser útil secar un tipo diferente de pastilla para lavavajillas y completar el abrillantador.

Si sus platos aún están sucios, entonces puede ser una señal de que algo anda mal con su lavavajillas, lo que puede requerir una reparación o reemplazo.

¿Qué te ha parecido nuestro servicio?
(Votos: Promedio: )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *